Síndrome de Ovario Poliquístico (S.O.P)

El Síndrome de Ovario Poliquístico es una patología endocrina caracterizada por múltiples alteraciones hormonales que repercuten en la regulación de la ovulación, el buen control de la glicemia y peso; y en la regulación de los andrógenos circulantes.

¿Cuáles son los síntomas y signos de esta enfermedad?

Existe un amplio espectro de presentación de esta enfermedad. Existen mujeres que su diagnóstico se hace difícil, dada la sutileza de sus síntomas y signos; sin embargo, en otros pacientes el diagnóstico es sencillo dado que las alteraciones clínicas son evidentes.
Las mujeres que presentan esta patología por lo general presentan IRREGULARIDADES MENSTRUALES (desde pocas reglas en el año hasta la ausencia completa de éstas).

Las alteraciones en el manejo de la insulina se refiere a una condición metabólica denominada INSULINO-RESISTENCIA. Esta condición se caracteriza por una alteración en el manejo de los niveles de la hormona insulina, que en definitiva trae como consecuencia, alteración en la homeostasis de la glicemia y aumento de peso.

Muchas de estas pacientes presentan un grado variable de HIPERANDROGENISMO, esto quiere decir, que existe un aumento de los niveles de andrógenos circulantes. Los andrógenos son las hormonas relacionadas con el exceso de vello, acné y seborrea en algunas mujeres.

Un porcentaje importante de estas pacientes presenta diferentes grados de INFERTILIDAD. Probablemente las alteraciones hormonales antes descritas sean perjudiciales para  la generación normal de un embarazo ya que esta enfermedad se relaciona con:

  • En el ovario, puede alterar el normal desarrollo folicular y por ende alterar los procesos involucrados durante la ovulación.
  • En el endometrio, puede alterar el normal proceso de implantación, alterando diferentes moléculas que se expresan en el endometrio y que podrían estar relacionadas con la receptividad de este hacia el embrión.

¿Cómo se diagnostica el Síndrome de Ovario Poliquístico?

Los pilares diagnóstico de esta enfermedad están dados por hallazgos clínicos, ultrasonográficos y de laboratotio.

¿Cuáles son los signos y síntomas de esta enfermedad?

Principalmente uno sospecha de esta enfermedad en pacientes con alteraciones menstruales, que pueden o no tener historia de infertilidad y que presentan signos clínicos derivados del hiperandrogenismo, tales como, acne excesivo, y grado variable de exceso de vello corporal (hirsutismo).

¿Por qué me piden una ecografía transvaginal para evaluar el  S.O.P?

Una mujer que padece de S.O.P presenta a la evaluación ecográfica los siguientes hallazgos:

  • Por lo general el útero no presentará alteraciones en su forma, ni en su tamaño.
  • Los ovarios de estas pacientes presentan un aumento del tamaño ovárico evaluable a través de la medición del volumen ovárico.asLos ovarios además presentan un número aumentado de folículos con un tamaño menor a 8 mm. Estos folículos constituyen los denominados “quistes” que un principio dio el nombre a esta enfermedad, sin embargo estos “quistes” no son más que los huevitos que están dentro del ovario y que quedaron detenidos en su desarrollo. Esto en parte explica la ausencia de reglas y la infertilidad asociada a esta patología.

¿Qué exámenes de laboratorio se pueden alterar en esta enfermedad?

INSULINO-RESISTENCIA: Es importante evaluar si existe algún grado de insulino-resistencia, especialmente si la paciente presenta sobrepeso o es obesa. Al respecto, por lo general, se solicita curva de glicemia con sobre carga y curva de insulinemia con sobre carga.

HIPERANDROGENISMO: Los exámenes encargados de evaluar esta condición, básicamente están determinados por la medición en sangre de Testosterona, Androstenediona, SHBG, entre otras.

Es importante descartar otras patologías que puede simular un SOP. Al respecto uno debiera solicitar exámenes de laboratorio complementarios.

¿Existe tratamiento para el SOP?

El tratamiento esta enfocado a contener las alteraciones antes mencionadas: alteraciones menstruales, hiperandrogenismo e insulino-resistencia (si se presenta).

La disminución del peso y la realización de ejercicio físico en forma regular constituyen el pilar del tratamiento. Diversas publicaciones avalan la efectividad del régimen y el ejercicio en la contención de las alteraciones metabólicas y hormonales del S.O.P.
El uso de anticonceptivos orales está enfocado a regular los ciclos menstruales y a disminuir el exceso de andrógenos circulantes.

Es habitual el uso de medicamentos insulino-sensibilizantes, como metformina, en el caso de pacientes que presenten alteraciones de la homeostasis de la insulina.
Y en los casos de infertilidad asociada a esta patología el manejo de estas pacientes es más complejo y debe ser dada por profesionales especializados.